Cuando hablamos de futuro, tendemos a imaginarnos un mundo tecnológico y digital, y aunque no esta alejado de la realidad, debemos considerar aquellos factores que sin ser tecnológicos se posicionan dentro de las tendencias del futuro. Y en esto la pandemia nos ha enseñado mucho, porque las organizaciones a juro tuvieron que entender que debían apoyarse en la tecnología para ser poder funcionar, pero además han tenido que cambiar su mindset para mantenerse vivos. Es decir, las empresas demostraron que la resiliencia llego para quedarse, y es esa capacidad de adaptarse a los cambios, aprender a superar los obstáculos y seguir visualizando el futuro.

Las organizaciones deben desarrollar la empatía como una competencia básica y perdurable dentro de su cultura organizacional, y no es más que a través del coaching, la forma mas idónea de desarrollarla. Científicamente se ha demostrado que la implementación del coaching en equipos de trabajo y en cuanto al fortalecimiento del liderazgo, las empresas incrementan su rendimiento en más del 20%, y este a su vez genera un retorno de la inversión del 70% según cifras de Fortune 500.

Adicionalmente, las empresas presentan el reto de crear un ambiente optimo que contenga las condiciones necesarias para que un colaborador se mantenga dentro de la organización y se mantenga feliz, y sabemos que la felicidad, genera compromiso y esta a su vez genera motivación, alto rendimiento y lo más importante sostenibilidad. Por lo que, los encargados de la gestión del talento humano han tenido que entender que sus colaboradores quieren y desean desarrollarse profesionalmente de una forma controlada por ellos, y es ahí como la organización junto con el coach ayudan a la organización a instaurar programas como el BYOC build your own careersConstruye tu propia carrera.

la gente quiere estar en una organización donde pueda construir y crear su futuro, partiendo desde donde quieren ir y lograrlo juntos. Juntos con la organización y esta a su vez de la mano con un coach, para que acompañe a este colaborador en su proceso de centrar la visión personal con la de la organización.

El coach del futuro además debe ayudar a desarrollar competencias como la gestión de crisis, crowdlearning donde todos aprendemos de todos. Debemos tener sistemas en la organización para hacerlo. También, al manejo de herramientas digitales que permitan desarrollar profesionales digital nomads, y así puedan trabajar desde cualquier parte del mundo y ser efectivos para la organización.

A través del coaching, el proceso para entender la importancia de medir resultados puede digerirse de la una mejor manera. Y en otro ámbito con la ayuda de un coach se puede mejorar el proceso de medición de la felicidad dentro de la organización. Permitiendo de esta manera impulsar la creación de ideas y potenciar la creatividad, que se traduce en innovación para la organización.

Entonces vemos como el coaching servirá para impulsar las competencias que permitirán a las organizaciones la sostenibilidad anhelada y enfocarse en la innovación.

Andy Tablante         Miembro ICF Capítulo Venezuela

Linkedin: businessconandy