En un mundo donde cada vez nos distanciamos más físicamente por un tema de comodidad, rapidez e inmediatez, el usuario o cliente se ha sentido abandonado y si se quiere solo, en una población extremadamente grande. Es por ello, que se ha ido convirtiendo en una persona más especialista y selectiva en el momento de adquirir un producto.
También es un tema generacional, las personas de las nuevas generaciones tienen intereses más específicos donde el tiempo es primordial como factor determinante para seleccionar un producto, servicio o proveedor.
Y basado en esto, es donde salta la gran EXPECTATIVA!!!, NUESTROS CLIENTES CLAMAN, EXPERIENCIAS MEMORABLES.
Y cuando hablamos de clamar es literal, cada día las personas compran por la grata experiencia que le pueda generar esa compra, no por el precio que pueda tener o la función en sí.
Igualmente, nos eligen a nosotros como Coaches, es vital el servicio que podamos ofrecer respecto a nuestros productos. ¿Cómo se lo presentamos? Y cómo hacemos que esos coachee tengan con nosotros esa experiencia memorable que tanto desean.
Y no se trata de cumplirles las expectativas, ni de cubrir su necesidad, va más allá de un requerimiento, es eso que no tiene una connotación explícita como tal, solo se expresa con un WOO.!!
Y qué tal si nuestro trabajo a partir de este momento, es descubrir qué tenemos nosotros como propuesta de valor que marque una diferencia en nuestros clientes que NO SEA: precio, tamaño, horas, calidad.; que vaya más allá de todo lo antes expuesto, que sea DIFERENTE.
Nos leemos en el próximo post.

Yfi Moreno, La Irreverentemente Emprendedora.- Miembro ICF Capítulo Venezuela

 

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram