El vertiginoso mundo de las organizaciones demanda constante actualización para responder efectiva y eficientemente a sus usuarios y ha permitido el desarrollo de modernos modelos y filosofías de intervención. Uno de esos modelos es el coaching organizacional y el coaching ejecutivo.

El coaching organizacional, nace como una posibilidad ilimitada de aprendizaje ante los cambios; de enfrentarse ante el juicio de que se tiene un problema que no sé es capaz de resolver y donde pareciera que no hay caminos para hacerse cargo de él y, por añadidura, obteniendo un aprendizaje que se realiza a través de una expansión de la capacidad directa de acción. Añade competencias nuevas al antiguo repertorio, sin poner en cuestión el tipo de observador que se es o se ha sido.

Entonces, el coaching del servicio permite desarrollar competencias de coaching aplicado al servicio en la atención al usuario, para potenciar el aprendizaje el mejoramiento continuo de la organización. El Coaching del servicio estudia los conceptos y perfil de los líderes y agrega competencias para desarrollar destrezas en el contexto del servicio, relaciona el coaching, liderazgo y cultura de servicio y aplica técnicas de empoderamiento y reconocimiento al personal.

El beneficio inmediato se percibe puertas adentro y aguas abajo. Dentro de las empresas se obtienen líderes con capacidad de escucha de información para aplicar correctivos inmediatos, con capacidad de observación y manejo emocional, desde su perspectiva y desde el entendimiento del juicio de otros, que están descubriendo constantes oportunidades para mejoras continuas. Líderes con capacidad de desaprender y reaprender, entiendo que salirse de la zona de confort crea nuevas formas expandidas de entender los procesos críticos del servicio para adaptarlos a su mundo organizacional.

Aguas abajo, esos líderes coaches salen de sus confortables oficinas y se mezclan con sus usuarios, visitantes y público en general, para conocer sus impresiones del servicio. Desarrollan la capacidad de aplicar los actos lingüísticos (afirmaciones, declaraciones, peticiones, ofertas y promesas), para un entendimiento más profundo de inquietudes y deseos, con intención clara de un acercamiento más efectivo y humano con sus usuarios.

En general, el coaching del servicio se convierte en un acertado sistema de aprendizaje constante, que coadyuva a potenciar la capacidad de las organizaciones para entender a sus usuarios y entenderse a sí misma: ¡un camino claro y seguro hacia el éxito!

Por Xiomara Perales – Miembro ICF Capítulo Venezuela
Coach Internacional Certificada. Consultora Organizacional
Instagram Xiomara_Perales Facebook: Xiomara Elena Perales

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram