Vivimos en tiempos de cambio acelerado, donde sentimos que a veces pisamos en arenas movedizas gracias a los cambios tecnológicos constantes que van impactando nuestras vidas laborales y personales, sumado a un ambiente político-económico donde abundan la desconfianza y la incertidumbre, ante todo eso ¿Cómo podemos mantener la esperanza de que todo saldrá bien?

Jonathan Lear es un psicoanalista con doctorado en filosofía que en su libro Esperanza Radical analiza al líder de la tribu americana “Los Cuervos” y cómo este empoderó a su gente a poder enfrentar la devastación que significó la llegada de los hombres blancos a ocupar su territorio y acabar con su “mundo”.

¿A qué llama el autor Esperanza Radical? A ese  estado de ánimo donde se mantiene un compromiso con la posibilidad de que algo bueno resultará ante  un desastre o un colapso de nuestro sentido de propósito y significado del mundo.

Para cultivar esta emocionalidad, se nos plantea en su libro varias enseñanzas tomadas del líder, que por cierto, poseía un nombre muy particular “Muchos logros”, y que nos dan un vistazo a su manera de pensar:

1.- El pájaro carbonero sobrevive porque es capaz de aprender de los otros. Muchos Logros en un sueño premonitorio de la devastación por venir, tomó un consejo de un ente sobrenatural que lo invitaba a ser como el pájaro que aprende de todos, es curioso, siempre indaga: el pájaro carbonero capucha negra. Por ello él decide aliarse y aprender de los hombres blancos a diferencia de las otras tribus.

Y esta es la primera, además de la más importante lección que J. Lear nos muestra y que es clave ante la incertidumbre:  siempre hay que buscar aprender de los otros, de aquellos que han vivido dificultades, de los que piensen diferente, de los que manejen habilidades que no poseemos. Sólo aprendiendo a reinventarnos a través del aprendizaje podremos enfrentar nuevas circunstancias.

2.- La autocompasión roba el coraje; la vergüenza está en la desesperación y la resignación. Varios miembros de la tribu se sentían deshonrados por tener que aprender de las tradiciones y el lenguaje de los blancos, otros se lamentaban de que su mundo ya no era el mismo, ante ello Muchos Logros decía que la vergüenza estaba en quejarse y llorar allí no radicaba el coraje del guerrero

J. Lear acá nos invita a mirar que el lamentarse, desesperarse o resignarse ante los cambios sólo limita el poder avanzar, ya que no podremos ver nuevas posibilidades. Estar vivo siempre implica algún riesgo, sólo el coraje nos puede inspirar.

En el siguiente artículo conocerás las otras 3 Claves para cultivar este estado de ánimo.

 

Coach Miguelangel Herrera – Miembro ICF Capítulo Venezuela

Categorías: Publicaciones