El gerente tiene una misión fundamental, la cual es contribuir al cumplimiento de los objetivos de la organización, alcanzando los de su propia unidad o departamento. Esto no es posible sin el aporte de cada uno de los colaboradores que deberían estar alineados con la gestión del gerente. Quiere decir que el gerente existe para lograr objetivos a través de otros.

¿Cómo lograr que cada colaborador aporte lo mejor de sí mismo?, ¿es posible un control de gestión efectivo sin violentar la individualidad de cada persona?, ¿cómo obtener lo mejor de cada ser humano en una organización? Vamos a buscar respuestas a estas preguntas a continuación, teniendo en mente siempre cómo debe trabajar un gerente que se apoya en el Coaching.

El ser humano tiene luces y sombras, y no simplemente unas u otras. El reconocer esto me lleva a una misión importante y algunas veces difícil. En la medida en la cual me enfoque en identificar cuáles son las fortalezas que distinguen a mis colaboradores, podré sacar mayor provecho de sus talentos para cumplir mi misión como gerente. Es necesario, también, conocer las debilidades, pero para saber que no esperar y, por supuesto, para encontrar la oportunidad de reforzarlas tanto como sea posible, con la finalidad de obtener un mejor desempeño.

El gerente tiene muchas exigencias de diferente naturaleza, y algunas veces se le hace complejo el poder responder a todas con igual efectividad. Esta es precisamente la razón para que sus mayores esfuerzos estén encauzados a lograr sus objetivos a través de la efectividad de sus colaboradores, como lo hace un líder coach.

Como un primer paso, debe hacer un balance de los objetivos a lograr y del capital humano con el cual cuenta; detallando para cada persona cuales son los principales talentos y competencias que tiene, a fin de definir cuáles serían los mayores aportes de cada persona en el logro de cada objetivo. Para ponerlo en práctica haga la prueba con usted mismo: defina cuáles son sus talentos, y cual contribuye más a cada objetivo.

En un segundo paso, debe definir talentos y competencias que se requieren para el logro de los objetivos de su departamento. Y un tercer paso es hacer una reunión inicial con cada persona, en la cual debe asegurarse de que ha comprendido claramente que es lo que se espera de ella. En esta reunión es importante, además, que se asegure de que cada persona esté consciente de tener todos los recursos que necesita. Es conveniente hacerle preguntas que lo motiven a darse cuenta de lo que puede hacer, sin perder de vista que dos personas pueden lograr los mismos objetivos por vías bien diferentes, con igual efectividad y eficiencia. En este punto deseo acotar que se trata de preguntas similares, en lo poderosas, a las que se hacen en el Coaching.

Fije plazos de revisión adecuados a su propio estilo y el de su organización. Si durante los seguimientos determina que se requieren refuerzos para algún colaborador debería brindárselos sin demora. Si los resultados son satisfactorios podría distanciar más los seguimientos para quienes van logrando cumplir sus objetivos. Y para concluir no pierda de vista que está llevando a cabo una “gestión humana”.

Torcuato Manzo H.

Coach ACC de ICF

Categorías: Publicaciones

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram